1. Ser constantes en el día a día.

Una pared se construye poniendo ladrillos día a día, no queramos hacer la pared de golpe. Lo importante es sacar tiempo todos los días para tocar (en la medida de lo posible) . Es preferible tocar todos los días 1h que estar 3 días sin tocar y tocar 3h seguidas. La constancia en el tiempo es lo que nos va hacer avanzar y mejorar en cualquier aspecto de la vida.

2. Ser positivo en todo lo que hagamos.

Es una cosa que se ha demostrado científicamente y es el hecho de que si nos centramos en lo positivo que tenemos y no en lo malo somos mucho más productivos y creativos, por lo tanto crecerá nuestro potencial enormemente. Si tenemos la actitud de no voy a poder…, eso es muy complicado para mi…, imposible…, al final nuestro cerebro se lo cree y efectivamente no podemos hacerlo, así de simple. Por lo contrario si tenemos una perspectiva abierta y positiva mejoraremos nuestro rendimiento (siempre acompañado del esfuerzo).

3. Aprende de los mejores.

Esto aunque parezca obvio no siempre lo es. Si queremos jugar bien al baloncesto… ¿en quien nos vamos a fijar?. Michael Jordan, Pau Gasol, Lebron James, etc. En el bajo lo mismo, nos fijaremos en los que lo hacen mejor, independientemente del estilo (no siempre tiene porque ser gente reconocida mundialmente, por supuesto), y a partir de ahí sacaremos nuestra propia forma de tocar. Para mí ejemplos de esto son:

Larry graham, Carles Benavent, Jaco Pastorius, Antonio Ramos (Maca), Marcus Miller, Billy Sheehan, Manuel García Peydró, Sting, Paul McCartney, Alain Pérez, Victor Wooten, Carol kaye, Bootsy Collins, Pepe Bao, Guillermo Vadalá, Richard Bona, Stanley Clarke, Flea, Les Claypool, Justin Chancellor, Geddy Lee, Christopher Wolstenholme, Steve Harris, John Deacon, Robert Trujillo, Cliff Burton, Tim Commerford, Pedro Aznar, Alex Al, Alain Caron, Gary Willis, Meshell Ndegeoncello, John Paul Jones, Stuart Zender, Pino Palladino, Tal Wilkenfeld, Nathan East, Will Lee, Tom Kennedy, Abraham Laboriel, Anthony Jackson, Jeff Berlin, Steve Bailey, James Genus, John Entwistle, Jack Bruce, Mike Kerr, Victor Bailey…

4. Sacar “grooves” de discos.

Efectivamente una vez hayamos adquirido la técnica, en los discos está todo o casi todo. Esto nos va a ayudar a crear nuestras propias líneas de bajo y a entender mejor diferentes formas de composición de una forma divertida y entendible.

5. Hay que ser un poco “kamikaze” en todo lo que hagamos o intentemos aprender.

La idea es no tener miedo a equivocarse, es la única forma de avanzar. Si siempre vamos a lo seguro siempre haremos lo mismo, por tanto hay que lanzarse y experimentar sin miedo (aunque sea en el cuarto de tu casa). Si queremos cambios profundos tendremos que recorrer caminos distintos.

6. Probar sonidos nuevos.

Es importante probar con diferentes efectos y sonidos porque esto nos proporciona sensaciones nuevas que nos pueden llevar a otros lugares, ya sean distorsiones, delays, whammys, wahs, etc. Ejemplos de esto son: Les claypool (Primus), Geddy lee (Rush), Carles Benavent (Paco de Lucía, solo artist), Christopher Wolstenholme (bajista de Muse), Justin Chancellor (Tool), Mike Kerr (Royal Blood), etc.

7.Tempo (caja de ritmos, metrónomo…).

Para mí forma parte imprescindible y fundamental de un buen bajista, sin esto no hay nada. Por eso es vital que desde el primer momento que empecemos con el instrumento lo trabajemos todo con metrónomo (ejercicios de velocidad, escalas, grooves, técnicas, todo…). Esto nos va hacer interiorizar el tempo y así de una forma intuitiva podremos tocar con ritmo de una forma natural y con “groove”. Recomiendo trabajar el Tempo de 2 maneras; El Metrónomo (forma clásica), o Caja de Ritmos ( hoy en día existen infinidad de programas gratuitos que nos dan la opción de subir o bajar el tempo de las baterías). Lo bueno de la caja de ritmos es que nos ayuda a ser más creativos, ya que al emular una batería rellena más huecos y tenemos más conciencia del “groove”, a parte de ser mucho más entretenido.

8. Bajo y batería siempre van juntos.

Salvo excepciones vamos a intentar ir siempre pegados al batería ( tenemos que pretender que sus bombos sean unísonos con nuestras notas). Cuanto más pegados vayamos al bombo más poderoso va ha sonar el conjunto. Ejemplos claros de esto son: Led Zeppelin, Rage Against The Machine, Muse, etc. Luego hay estilos como el jazz que esta regla no está tan definida y nos da un poco más de libertad en este sentido, pero aún así el bajo y la batería deben ser uno “(somos el motor de la banda)”.

9. Buscar el sonido adecuado a lo que tocamos.

Intentaremos en la medida de lo posible que en función del estilo que toquemos buscar el tipo de sonido que le sea más apropiado, no es lo mismo tocar heavy, jazz, funk o reagge. Lo mismo nos pasará con algunas técnicas (Slap, walking, …). Por lo tanto intentaremos buscar el sonido (equipo, efectos, instrumentos, forma de tocar) que más se adecue a como queremos sonar.

10. La técnica como una herramienta, no como un fin.

La técnica tiene que servirnos para ayudarnos a llegar a donde queremos llegar, pero no hay que perderse en la técnica de una forma gratuíta. La técnica por la técnica no tiene ningún sentido, lo importante tiene que ser el “groove” y la canción.